Si huele a Plástico fuerte o Solvente el Juguete Sexual es Carcinógeno

Antes de pagar el producto que va a llevar, pida que lo abran para olerlo. Hágale caso a sus sentidos, si lo huele y dice: “uy que fuerte huele esto!” no se responda a usted mismo “debe ser normal” no lo es, no es normal, si el juguete huele a plástico fuerte o solvente o a grasa similar al de la cocina, no lo compre y si lo compra por lo menos que usted esté consciente de las repercusiones que le puede generar dicho producto.


Los juguetes sexuales no son recientes, existen desde hace más de 2,500 años, fabricados en diferentes materiales tales como: cera, madera, piedra y cerámica; ¿pero que se sabe acerca de los materiales con que hoy en día se fabrican?... NADA!, El 95% de los juguetes que hay en el mercado argentino contienen un químico peligroso llamado “Ftalato”, que está considerado por la Unión Europea y por el Departamento de Salud de EEUU como una sustancia cancerígena. Los usuarios activos y futuros desconocen en su totalidad los daños que ésta sustancia puede causarle a su salud.

La gente quiere descubrir más a fondo su sexualidad, ya sea porque alguien les habló acerca de juguetes sexuales, o porque lo vieron en algún programa por televisión con famosas sexólogas. Los juguetes te permiten llevar acabo fantasías sexuales que uno sólo no se podría realizar, lo cual es bueno, lo que es malo es que la gente no sepa que usa juguetes con Ftalatos (DOP) y que corre un latente peligro de salud, ya que esa sustancia favorece  al cáncer cervicouterino, y es muy importante que la gente sepa lo que compra y pueda elegir entre un producto sano aunque sea más caro y un juguete tóxico barato” afirma Ricardo Gocher, presidente de la organización SEXO-VERDE.ORG, la cual fue creada para informar a las personas que quieran comprar juguetes sexuales, así como informar sobre marcas y empresas que cumplen con las normas de calidad y de salud, y garantizarles a los consumidores que lo que van a comprar son Juguetes Sanos y no Tóxicos. Por otra parte, la organización monitoreará a los importadores y fabricantes que comercializan con juguetes sexuales tóxicos.

Las personas que acuden a comprar juguetes creen que por el hecho de estar en la tienda, dichos productos cuentan con aprobaciones del gobierno y consideran que no hacen daño alguno, según estudios realizados por Sexo-Verde.org

En las sex shops nos percatamos de que la mayoría de los productos no brindan la información necesaria respecto a los contenidos con que están hechos. Algunos ni empaque llevan, se venden envueltos en plástico de cocina sin etiqueta alguna, sin embargo, en los sitios web de otras partes del mundo encontramos empresas que sí mencionan los materiales con que están hechos sus productos tales como: Vidrio, Metal, Latex, Silicón 100% Puro, SiliconFlesh y Cauchos Sintéticos… Por otro lado, en sitios web nacionales no mencionan los contenidos con los que están fabricados los productos que venden, a excepción de dos marcas: funfactoryusa.com y lovestoreinn.com

Hay que tener mucho cuidado con los juguetes SILICONADOS, ya que de siliconas no tienen nada. Si no todo lo contrario, contienen grandes cantidades de Ftalatos y estabilizadores de Estaño para lograr que se vean transparentes.” comenta la Dra. Mujica.

Juguetes Sexuales sin etiquetas”: Lo más peligroso de usar juguetes con contenido de Ftalatos, es el engaño de los fabricantes que sin escrúpulos ponen a la venta estos productos sin importarles la salud de la gente y sin advertir en los empaque que los componentes del producto contienen sustancias que podrían favorecer o incluso causar cáncer cervicouterino, o en el mejor de los casos ulceraciones internas.  

Green Peace afirma: “Se han encontrado en una gran cantidad de ftalatos en sangre materna y cordón umbilical, que pueden ser nocivos para el aparato reproductor masculino y son tóxicos para la reproducción. Los juguetes sexuales contienen altas concentraciones de los peligrosos suavizantes tóxicos, prohibidos por sus posibles impactos en salud. De ocho juguetes sexuales analizados en Holanda, en siete se encontraron niveles de ftalatos que van del 24 al 51 por ciento”.  Pero como llegaron estos Ftalatos a la sangre de la madre?

Hemos detectado en el mercado que no sólo hay productos con Ftalatos (mejor conocido en la industria química como DOP o DEHP y que forma parte del material más usado en los juguetes sexuales llamado –Plastisol-) sino que además contienen estabilizadores de Zinc, Plomo, Estaño, Bario o Cadmio (Metales pesados tóxicos), que van directo a la sangre de la persona que los usa” afirma Gocher, quien también añade: “Al parecer no es suficiente que los fabricantes utilicen altos contenidos de DOP en sus productos, sino que en el afán de enriquecerse más, agregan Kerosén o Aguarrás o Aceite de Pollo o Aceite Automotriz. Esto lo hacen para convertir 1 tonelada en  2 por el precio de una

Hace unos años las autoridades de salud prohibieron los juguetes para niños por contener Ftalatos. Esos juguetes   hechos de plastisol, contenían una concentración de 50 a 80% de PVC y de 20 a 50% de DOP. Sin embargo, en el caso de los juguetes sexuales es todo lo contrario, ya que contienen de 20 a 40% de PVC y entre 60 y 80% de DOP para poder darles la suavidad necesaria, lo que los vuelve aun más peligrosos no sólo para el consumidor, sino también para los futuros bebes que nacerán de madres con altos niveles de Ftalatos en la sangre.

Como llegan los Ftalatos (DOP) a la sangre del consumidor?”: Si una persona usa un juguete con contenido de Ftalatos, no va a sentir en ese momento daño alguno, ni ninguna sensación extraña, simplemente va a administrarse microdosis de Ftalatos que van a ir directamente a la sangre al ser absorbidos por las mucosas. En cada uso de dicho juguete, se administrará una dosis que aumentará de forma periódica los niveles de Ftalatos en la sangre. Esto significa que a mayor uso mayor contaminación, o sea que en este caso.. el kilometraje si cuenta!

Como detectarlos antes de comprarlos?”: Por su olor, antes de pagar el producto que va a llevar, pida que lo abran para olerlo. Hágale caso a sus sentidos, si lo huele y dice: “uy que fuerte huele esto!” no se responda a usted mismo “debe ser normal” no lo es, no es normal, si el juguete huele a plástico fuerte o solvente o a grasa similar al de la cocina, no lo compre y si lo compra por lo menos que usted esté consciente de las repercusiones que le puede generar dicho producto.

Recomendaciones”: